Cómo limpiar una pantalla LCD

 

Las pantallas LCD son mucho más delicadas que las antiguas pantallas CRT.

Generalmente se aconseja utilizar tan solo un paño humedecido con agua para limpiarlas, pero hay ocasiones en las que las manchas no salen, por lo que necesitamos algo más. En el mercado hacia productos especiales para ello pero suelen ser bastante costosos en relación precio/cantidad.

Una opción simple, casera y muy económica es agua y alcohol isopropílico. Pero para aplicarlo hay que tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • Se debe utilizar agua destilada. El motivo es porque el agua común contiene sales, minerales y otras impurezas disueltas en ellas que son nocivas para una pantalla LCD, ya que puede causar rayones indeseados o manchas adicionales a las que ya tiene.
  • El alcohol que se debe utilizar es el isopropílico. Otros alcoholes pueden ser muy agresivos para la pantalla.
  • Para hacer la mezcla, se aconseja una proporción de 50:50, es decir, en un envase colocamos la misma medida de cada uno. Algunos pensarán «hay pantallas que tienen una película antirreflejo que puede dañarse al emplear alcohol». Eso es cierto. Pero hay que recordar que no se aplica el alcohol totalmente puro, sino diluido. Si tomamos en cuenta que el alcohol isopropílico está al 70%, y además el otro 50% de la mezcla es agua destilada, la pureza del alcohol se rebaja aún más, llegando a ser de tan solo 35%. Eso hace que la mezcla no dañe la pantalla. Los más obsesivos pueden usar menos alcohol y más agua en la mezcla (40:60, por ejemplo), para así estar más tranquilos.
  • Es una buena idea colocar la mezcla en un recipiente que tenga una boquilla con rociador, facilitando así su uso. Se debe aplicar la mezcla sobre un paño suave (se aconseja un paño de microfibra y recordar que no debe emplearse demasiada fuerza al pasarlo sobre la pantalla), nunca directamente sobre la pantalla (que debe estar apagada) ya que corremos el riesgo de que la mezcla se escurra en alguna rendija que pueda haber en el borde de la pantalla, llegando a humedecer el circuito interno, o filtrarse entre la capa protectora de la pantalla.
  • También tenemos que tener en cuenta, es que si la pantalla o monitor tiene polvo, se debe quitar antes de aplicar el líquido. Para ello, se puede utilizar una pequeña brocha con cerdas sumamente suaves.
  • El resultado es una pantalla totalmente limpia, tal como estaba el primer día que la comprasteis.

 

Fuente: Tecnotemas

Deja un comentario