Rayos ópticos infrarrojos, cien veces más rápido que el WiFi

Cuando tienes una conexión WiFi lenta terminas irritándote. Los dispositivos inalámbricos del hogar consumen cada vez más datos y esto es solo el principio ya que nuestras necesidades tecnológicas no paran de crecer.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Tecnología de Eindhoven (Países Bajos) ha encontrado una solución sorprendente: una red inalámbrica basada en rayos ópticos infrarrojos completamente inofensivos. Su capacidad es de más de 40 Gbit/ segundo por rayo, lo que la hace asombrosa. Con ella no hay necesidad de compartir la conexión, ya que cada dispositivo obtiene su propio rayo de luz, que es 100 veces más rápido que el WiFi y con una configuración rápida, sencilla y barata.

Su clave se basa en unas antenas de luz centrales que son las que dirigen los rayos de luz provistos por fibra óptica. Como es un dispositivo sin partes móviles, no necesita mantenimiento y requiere de menos energía, ya que las antenas poseen un par de rejillas que irradian rayos de luz en diferentes longitudes de onda y distintos ángulos que no afectan al ojo humano.

Su funcionamiento es muy sencillo: vas con tu smartphone por la casa y mientras te mueves distintas antenas de luz van dándose el relevo para darte cobertura. La red rastrea tu ubicación de cada uno de los dispositivos inalámbricos y se van asignando diversas longitudes de onda sin compartir capacidad ni posibilidad de interferir en la WiFi del vecino.

Pero aún queda unos cuantos años para poder disfrutar de esta tecnología, por lo que si tu conexión WiFi va lenta, te dejamos este enlace para que podáis combatirlo.

 

 

Fuente: Muy Interesante

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.