Claves para conocer un email peligroso

El número de correos electrónicos peligrosos aumenta cada día. El año pasado, de acuerdo a la empresa de software de seguridad Kapersky, se aumentaron los correos electrónicos con contenido malicioso.

La primera señal ante la cual debes estar en alerta es el remitente del mensaje. Recibir un correo de un remitente desconocido genera desconfianza. Otro factor a tener en cuenta es si recibes un correo de una persona conocida, ya que si está ha sido infectada por algún virus, es posible que la amenaza se reenvíe a sí misma a todos los contactos que posee la víctima. Si esto ocurre es muy importante prestarle atención a el asunto del correo, si este muestra sentido o no, o si el texto es correcto. 

Hay ocasiones en las que es posible que el ciberatacante utilice el nombre de alguna empresa conocida con el fin de hacerle creer a la víctima que está recibiendo un comunicado oficial. Es recomendable observar con detalle los enlaces del remitente, así como recordar que muchas compañias, como Dropbox o PayPal, no piden nunca las contraseñas por correo.

Apariencia de un correo peligroso

Los ciberdelincuentes suelen ser delatados por la redacción del mensaje, ya que son muy básicos y, además de entender muy poco, utilizan términos impersonales como «Estimado usuario».

Un detalle que también puede alertarnos de estar ante un posible caso de phising , incluso sin abrir el mensaje, es el asunto. En él tienden a utilizar un tono de urgencia, exigiendo alguna contraseña o datos personales y colocando una fecha limite. Normalmente los redactan en mayúscula.

Si te dicen que has sido ganador de un concurso, también deberías de sospechar.

Extensión de los archivos adjuntos y enlaces que redirigen

Habitualmente, estos correos electrónicos contienen archivos adjuntos que también son peligrosos. Muchos ficheros, en especial aquellos que son ejecutables, poseen extensiones del tipo .exe, .com o .bat. 

También se usan con frecuencias los enlaces enmascarados en el correo, es decir, enlaces que no permiten ver, de manera inmediata, hacia donde dirigen. Una manera de conocer el destinos de los  enlaces, sin necesidad de hacer clic, es colocar el cursor sobre él y observar la barra inferior del navegador, la cual mostrará la dirección web originaria.

Si se muestra un enlace acortado, tipo Bitly, es posible hacer uso del servicio Unshorten.It, en el cual sólo debes copiar y pegar la dirección en el campo de búsqueda, y este te permitirá visualizar el destino de dichos enlaces, también sin necesidad de hacerles clic.

Información personal

Ni las grandes empresas de tecnología ni los bancos solicitan ningún tipo de datos de a través de correo electrónico. Si observas algún email con estas características, es claramente un caso de phising.

 

 

 

Fuente: Muy Interesante

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.