Fitbit Charge HR 2, la pulsera que te dice hasta dónde puedes llegar físicamente

Esta pulsera fit hace lo que todas las demás, es decir, registra los pasos datos, la distancia recorrida, las calorías quemadas, las escaleras subidas o la calidad del sueño. Introduce algunas características inteligentes que se resumen en el aviso de llamadas entrantes y la recepción de mensajes de texto y de alertas del calendario. La gran novedad que presenta esta fitband con respecto al resto es el uso que hace de su sistema de monitorización continua del ritmo cardíaco, denominado PurePulse.

Uno de sus usos inéditos es la posibilidad de obtener información sobre el nivel de capacidad aeróbica personal basándose en lo que se conoce como VO2 Max: el máximo volumen de oxígeno en la sangre que nuestro organismo puede transportar y metabolizar.  Charge HR 2 te ofrece una estimación de ello teniendo en cuenta la información personal, el ritmo cardíaco y el ejercicio realizado.

La segunda aplicación de la tecnología PurePulse es utilizar la respiración para relajarse, haciendo la pulsera de guía en las inspiraciones y espiraciones. Es posible de elegir 2 o 5 minutos y el proceso es bastante sencillo: se elige la función dentro del menú y se respira profundamente durante unos segundos para que el sistema se prepare. Luego aparece un corazón del que crece una circunferencia, siendo ese el momento indicado para inspirar. Cuando empieza a reducir su tamaño, se espira.

En teoría, practicar habitualmente este proceso se consigue relajarse, recudir el estres, ansiedad , bajar la presión arterial e incluso disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La aplicación de los wearables de Fitbit es la misma para todos sus modelos y se caracteriza por su facilidad de uso y su amplia compatibilidad. Recoge los datos de distintos deportes y dispone de seguimiento automático a través de la función SmartTrack, que reconoce el ejercicio sin necesidad de seleccionar ninguna opción.

En la parte negativa, hay que señalar que no resulta demasiado intuitiva su combinación de botón lateral y pantalla táctil.

El sistema es tan complejo que en la propia pantalla del dispositivo se muestran mensajes explicando qué hacer en cada momento para ejecutar una tarea determinada. Desaparecen pronto, cuando se considera que se conoce el funcionamiento del Charge HR 2, pero no deja de ser curioso que no se haya desarrollado un sistema más sencillo de navegación desde la pulsera.

La pantalla ha aumentado su tamaño cuatro veces con respecto a la versión anterior, y es agradable decir que la autonomía de su batería no se ha visto afectada por ello. Así, es capaz de aguantar fácilmente cinco o seis días. Cuando llega el momento de recargarlo, tenemos que recurrir a un cargador propio con forma de pinza. Es comodísimo porque el Charge no se mueve de su sitio, pero dependemos de un sistema que no es universal.

En definitiva, el uso poco intuitivo y pequeños detalles como el indicador de batería o la ausencia de GPS propio y resistencia al agua lastran un producto que, por lo demás, ofrece una magnífica relación calidad-precio.

Y tú, ¿Te lo comprarías o esperarías a que mejorarán algunos de sus aspectos negativos?

 

 

 

Fuente: El Pais

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.