Consejos para elegir un portátil

Los portátiles de 2016 pueden alcanzar una potencia equivalente a la de los ordenadores de sobremesa de gama media/alta, brindándonos así unas oportunidades que no existían hace unos años a la hora de trabajar, jugar o procesar datos.

Elegir un portátil es más complicado que elegir un ordenador de sobremesa. El elemento clave en un portátil es la batería, y nuestra misión es elegir correctamente sus componentes para alargar su autonomía lo máximo posible.

Tipos de ordenadores

Lo primero que debes de hacer es elegir el tipo de ordenador que necesitas, entre los que están:

  • Portátil: no tiene limitaciones de grosor, tamaño, potencia o componentes. La única condición es que tenga una batería para poder usarlo sin conectarlo a la corriente y, obviamente, que se pueda transportar.
  • Ultrabook:  es una versión específica de portátil ideada por Intel para competir con los Macbook de Apple. Se caracteriza por su fino grosor y el uso de componentes concretas como una pantalla táctil o discos SSD o híbridos. Suelen tener un precio elevado.
  • Dos en uno o convertibles: últimamente se ha puesto de moda los convertibles que permiten extraer la pantalla para convertirla en una tablet. Es muy útil en cuanto a comodidad y labores de ocio, pero suele tener un rendimiento menor que los portátiles que mantienen todo su hardware en la carcasa.
  • Chromebooks: son ordenadores de bajo coste con el sistema operativo ChromeOS, pensados para labores de Internet. No incluyen unidad de almacenamiento y exigen estar conectados de manera permanente a la Red, ya que todo el trabajo se lleva a cabo en la nube.

Leer más