Televisores curvos: algunas de sus características

 

Hoy en día los televisores curvos han abordado todas las tiendas pero no tiene muy claro cuál es el factor que las diferencia de las pantallas planas. De hecho, hay quien dice que prácticamente ofrecen el mismo visionado, mientras que otros sostienen que incluso se ve peor.

Una de las características de este tipo de televisores es la mayor inmersión que proporciona al espectador. Los bordes redondeados no dan la sensación de estar anta una imagen plana, ya que los ojos utilizan en este caso la visión periférica, que es la que está presente cuando percibimos la realidad. Otra de las ventajas es que la pantalla da la impresión de ofrecer un campo de visión más amplio, aunque para esto hay que estar sentado en una posición centrada, justo en el lugar que corresponde.

Realmente, para aprovechar las capacidades de los televisores curvos es necesario estar sentado en un punto preciso, que puede ser más amplio dependiendo del tamaño de la pantalla.

El espectador también tiende a sentir que las imágenes tienen mayor profundidad. Esto paso porque la pantalla curva hace que la imagen se proyecte desde  múltiples panos. Las imágenes se ven mejor desde diferentes puntos de vista, debido a que sus bordes apuntan a un sitio diferente que el centro de la pantalla, los colores y la reducción de constaste se suavizan.

Además, este tipo de pantalla pueden ayudar a reducir la cantidad de reflejo, aunque por otra parte la curvatura agranda los que sí se captan.

En contra de los televisores curvos también hay una gran lista de argumentos, entre lo que se encuentra las distorsiones geométricas que se crean al moverse los espectadores a los lados.

 

Fuente:  Blogthinkbig.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.